5 razones para llevar a tu hijo a un campamento multiaventura

¡Comparte!

El campamento de verano es importante porque ofrece una oportunidad única para que los niños crezcan. Los niños van de casa a la escuela y a distintas actividades extraescolares, y cada entorno contribuye a su desarrollo.

Sus vacaciones tienen que estar enfocadas a la diversión, y un campamento de verano consigue exactamente eso, a la vez que les ayuda a crecer personalmente.

El campamento de verano, entonces, es otro lugar perfecto para el crecimiento, que permite que los niños se vuelvan independientes y seguros de sí mismos, mientras socializan y hacen nuevos amigos, e incluso aprenden nuevas habilidades por medio de las actividades en la naturaleza.

Descubre las razones y ventajas de llevar a tu pequeño a uno de nuestros campamentos multiaventura en Andalucía, España. ¡Te suplicarán volver año tras año!

Beneficios irresistibles de los campamentos de verano

Muchos estudios de psicología infantil afirman que la experiencia de los niños y adolescentes en un campamento es valiosa para ayudarlos a madurar social, emocional, intelectual, moral y físicamente.

Además, de ser una divertida aventura para tus hijos, es una forma de ayudarles a conocer otro tipo de entornos que le ayudarán a conseguir una experiencia inolvidable.

1.   Mejoran las habilidades sociales y construyen nuevas amistades

En cada campamento que hemos realizado, las amistades y conexiones formadas durante el campamento entre los niños y adolescentes, incluso con el personal han sido algunos de los recuerdos más impactantes de esos campamentos.

Nunca es tan evidente como en el último día de campamento cuando los niños a menudo lloran despidiéndose de nuevos amigos.

Viven juntos experiencias nuevas, aprenden a convivir y a relacionarse fuera de su lugar de confort por medio de numerosos talleres de campamentos de verano, ayudándoles en las relaciones futuras.

El campamento es su propio entorno único fuera de la escuela donde los niños pueden tomar un “curso intensivo” en habilidades sociales con un nuevo grupo de personas.

2.   Aprenden un estilo de vida activo al aire libre

En la actualidad, uno de los aspectos más desafiantes de la infancia para los padres es mantener a los niños activos en el aire libre.

Es más difícil que nunca para los niños disfrutar de actividades en la naturaleza, especialmente en las zonas urbanas, y esta generación pasa menos tiempo al aire libre que cualquier otra generación anterior.

Todos los campamentos de verano están ubicados en un entorno natural único, en Andalucía, uno de los mejores lugares para llevar a tu hijo de campamentos es el Parque Natural de Sierra de Cazorla un enclave perfecto para disfrutar de la naturaleza.

Los niños pueden explorar de forma segura el aire libre y el mundo natural con sus compañeros de esta enriquecedora experiencia. Todo bajo la supervisión de los monitores del campamento.

La actividad física es en forma de diversión y los juegos de campamentos son perfectos para ayudar a tus hijos a superarse a sí mismos. Desde carreras de orientación, piragüismo, gymkanas de aventura, tirolina y veladas nocturnas; todas ellas enfocadas en función de la edad de los niños.

Enseñando a los más pequeños y adolescentes a llevar un estilo de vida activa, con numerosos beneficios para la salud, inculcandoles el valor de la naturaleza y la sostenibilidad del medioambiente.

3.   Mejoran la confianza y la autoestima

El campamento es un ambiente donde los niños son introducidos a nuevas tareas y actividades, con las cuales pueden no estar familiarizados y desconfiar de sus propias habilidades.

Se alienta a los campistas a salir de su zona de confort y participar en actividades multiaventura en plena naturaleza.

En un ambiente de apoyo de sus compañeros y los monitores de campamento, aprenden que está bien intentarlo, que no pasa nada por fracasar y con cada éxito, crece su confianza en sí mismos.

Esta experiencia de superación de nuevos retos, aumenta en la autoestima que se ve reflejado en su vida diaria fuera de los campamentos.

Los niños estarán más felices de asumir nuevas actividades o desafíos en asignaturas escolares donde anteriormente tenían poca confianza en sí mismos.

4.   Desarrollan habilidades de liderazgo y trabajo en equipo

El liderazgo en el campamento se puede aprender de muchas maneras, ya que en el mundo de los campamentos de verano, los niños tienen que completar actividades en sus grupos sociales, ya sea con sus compañeros de literas, durante las actividades o en el tiempo libre.

Los campistas dependen unos de otros para cooperar y completar una actividad, y en ese proceso aprenden a tener voz en ese grupo y descubren las habilidades de trabajar en equipo, a la vez que lo pasan en grande.

Los niños en el campamento también tienen la oportunidad de aprender a tomar la iniciativa, ya sea ayudando a un campista más joven a encontrar el camino a su bungalow, en una carrera de orientación o a superar una actividad.

5.   Fomentan el crecimiento personal

El campamento de verano puede parecer simplemente un pasatiempo por excelencia para que los niños aprendan a nadar, dormir en una cabaña y cantar alrededor de una fogata.

Esto va más allá, ya que pueden ser recompensados ​​con habilidades de desarrollo personal que pueden ayudarlos en el aula, en sus relaciones y en su vida cotidiana.

Estas experiencias conducen a construir las bases de niños más fuertes que pueden guiar a otros, mostrar empatía, trabajar en equipo, valorar las diferencias en cada uno y confira mucho más en ellos mismos.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Te podemos ayudar a elegir tu aventura?
Powered by